Marketing en el negocio del porno

plan-mkt

Si una persona quiere vender un producto o un servicio, deberá aplicar técnicas de marketing en mayor o menor medida. Esto es fundamental, y más si pensamos en clave pornográfica. Las agencias de porno argentino y porno mexicano saben que si no establecen un plan de acción, la competencia les puede pasar por encima.

¿Cómo hacer marketing con el porno?

Los elementos básicos que tendríamos que tener en cuenta son:

  • Analizar la situación: ¿en qué punto de partida estamos? ¿somos una agencia nueva o tenemos ya un público fijo? Este primer análisis nos servirá para establecer el resto de los puntos a seguir. Es importante tener en cuenta a qué tipo de personas nos dirigimos (dentro del porno por ejemplo hay mucho campo, no es lo mismo dirigirse al público gay que a aficionados del BDSM).

  • Definir la estrategia: como queremos difundir lo que hacemos? Hay varias maneras de hacerlo: antiguamente se apostaba por los formatos clásicos como publicidad impresa (folletos, etc.) o anuncios de prensa, radio o televisión. A día de hoy esto está quedando ya bastante atrás –y más en el sector que aquí tratamos- y son muchas las empresas que apuestan por las redes sociales y el posicionamiento web para intentar situarse en los primeros resultados de búsqueda en Google. Es muy importante que esta estrategia esté bien definida, y que si no somos capaces de buscar la mejor manera de hacerlo contratemos a profesionales para que nos lo hagan: los resultados serán mucho mejores.
  • Análisis económico: el objetivo de todo esto es conseguir más rendimiento económico, es decir, tener más ingresos. Para ello deberemos invertir un poco, pero para que no se nos escape de las manos es mejor siempre elaborar un presupuesto: con qué dinero de partida salimos, que esperamos conseguir, margen de error, etc. Deberíamos hacer una previsión de lo que se ganará (lo que se calcula ganar) para saber si nos sale a cuenta todo lo que queremos hacer. Existen miles de casos de campañas que han costado mucho dinero y que luego no se ha podido sacar el rendimiento esperado. Mirar lo bueno y lo malo de la competencia nos podrá ayudar a no cometer los mismos errores o aprovechar las ideas que vemos que si que funcionan.
  • Revisión de objetivos: este último paso es, más que nada, para asegurarnos que de todo va saliendo tal y como se ha previsto. La revisión debe hacerse de forma periódica, como por ejemplo una vez cada mes o cada año, según los términos que hayamos decidido poner y las acciones a desarrollar. Hay veces que las acciones son tan cortas y tan específicas que se debe hacer una revisión cada semana por si se tiene que cambiar algo rápidamente.

Cuantos más recursos dediquemos a hacer un buen plan de marketing, más posibilidades tendremos de que el negocio nos dé beneficios a corto y a largo plazo.